22 de enero de 2013

ZDP: ¿qué puede aportar "el otro" en el aprendizaje en Internet?

Chow Hon Lam

La Zona de Desarrollo Próximo es una categoría pedagógica con la que se puede percibir el potencial educativo de la participacióncolectiva en red. Para empezar, la acción social con que se puede promover el aprendizaje se puede presentar, sustancialmente, de dos formas básicas. Como guía de un experto o profesor o como cooperación entre estudiantes, pares o iguales. Ambos representan agentes sociales válidos e importantes, pero describen formas de interacción social diferentes que pueden adquirir nuevos matices cuando la red es el entorno de acción.

El primer caso, la guía, consiste en la actividad especializada que brindan una o varias personas de experiencia contrastada, que dominan el contenido y orientan el recorrido del aprendizaje (una persona experta como un docente o tutor). La segunda, la cooperación, entendida como la participación dinámica y recíproca de los que, estando en situaciones semejantes de expectativa sobre el aprendizaje (un par o igual, como un compañero de estudios), comparten y resuelven tareas de aprendizaje a partir de la negociación en torno a una finalidad educativa planeada en conjunto. Las condiciones sociales que brindan un experto y los estudiantes para aprender son, por tanto, diferentes.

El papel del experto está caracterizado como orientación, pues su rol es servir de norte y pauta en el proceso de aprendizaje, confirmando, reforzando o rectificando el proceso de internalización del alumno, ya que su umbral de experiencia está más allá de la experiencia de los alumnos. Esta es la forma básica de interacción educativa es la relación profesor-alumnos.

La cooperación como interacción social, por su parte, sigue otro derrotero. Como describe Bakhtin (1990, 99) acerca de la función de “el otro” –el compañero de estudios- en el proceso de coconstrucción, “¿de qué manera enriquecería el evento si me fusionara con el otro y en lugar de dos ahora sólo hubiera uno? ¿Y qué ganaría yo con la fusión del otro conmigo? Si el otro lo hiciera, no vería ni sabría nada más que lo que yo mismo veo y sé; se limitaría a repetir en él mismo las carencias que caracterizan mi propia vida. Dejemos, en cambio, que siga fuera de mí, pues en esa posición puede ver y saber lo que yo no veo ni sé desde mi lugar y puede enriquecer esencialmente el acontecimiento de mi propia vida”.

Visto así, la cooperación se perfila como un evento muy diferente a la acción del experto e implica el compromiso compartido entre alumnos sobre la tarea de aprendizaje, no una guía, sino una actividad recíproca como rasgo particular. Esta forma de interacción es, como tal, una de las formas plausibles de aprovechar la potencia del desarrollo social en Internet.

Esta diferencia entre guía y cooperación está expuesta en la categoría pedagógica que analiza el papel de la interacción social como agente de desarrollo del aprendizaje: La Zona de Desarrollo Próximo (ZDP). Como se sabe, esta idea original conserva la siguiente forma: La ZDP: “no es otra cosa que la distancia entre el nivel real de desarrollo, determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema, y el nivel de desarrollo potencial, determinado a través de la resolución de problemas bajo la guía de un adulto o en colaboración con otro compañero más capaz” (Vigotsky, 2000, 133).

Entre las muchas interpretaciones y los usos que normalmente se hacen de esta categoría vamos a señalar el valor para la interacción cooperativa entre alumnos. Si descomponemos el concepto de la ZDP tendríamos lo siguiente:
  •  Primero, la ZDP da cuenta de la diferencia o distancia entre un nivel real de desarrollo y uno potencial viable.
  • Segundo, el salto cualitativo está entendido como diferencia de niveles, desde una acción terminal y personal (real) a otra posible y participativa (potencial).
  • Tercero, esta distancia entre lo real y lo potencial está concebida en compañía de otros que pueden ser exactamente un guía (adulto o profesor) o en cooperación (compañero); ambos cumplen la función de coadyuvar, ubicar y catapultar el progreso a un nivel o umbral superior –diferente- de desarrollo.
Es decir, el concepto de ZDP implica una actividad social necesaria, una distancia que recorrer entre un nivel real y otro potencial, y una asistencia externa que tiene dos formas. 

En ese sentido, comprender el proceso de aprendizaje entre alumnos a través de la ZDP es entender otro ámbito de intersubjetividad distinta a la enseñanza. En esta región de interacción los alumnos no son entes pasivos, sino interlocutores que ayudan, esclarecen, planifican, estimulan, participan, es decir, buscan entenderse e imbricarse entre sí, coconstruyen. En la cooperación cuenta más la implicancia psicológica y la comprensión interna para cumplir con una tarea común de aprendizaje. Crear una ZDP como actividad cooperativa es, ante todo, crear puentes de comprensión y coordinación mutua entre los alumnos.

Al poner de relieve la actividad cooperativa, la ZDP entre iguales se manifiesta como una categoría pertinente para el desarrollo educativo de la interacción social desplegada en red. Por ello surgen otras preguntas:
Si Internet constituye un entramado de acción social y, por ello, un entorno de interacción potencialmente educativo, ¿por qué aprovecharlo únicamente para distribuir información? La pregunta que obliga la Zona de Desarrollo Próximo a la educación en la red es pensar seriamente en ¿qué puede aportar "el otro" al aprendizaje?

6 comentarios:

Raidell Avello Martínez dijo...

Profesor Cristóbal Suárez, soy estudiante del curso TEDI12, y revisando algunos datos del curso llegué a este blog de usted, lo encuentro muy interesante y actualizado (de hecho lo agregué en mi lista de blogs en http://ravellom.blogspot.com para estar al tanto de sus publicaciones).
Particularmente sobre esta entrada comento:
Estamos en la “era de la colaboración“; no creo que un profesor del siglo XXI conciba la educación sin un elevado por ciento de actividades colaborativas (o cooperativas). La creación social del conocimiento ha sido un requisito indispensable del aprendizaje en todos los tiempos. Esta fue una de las limitaciones en los inicios de la educación a distancia que poco a poco se fue venciendo con la integración de las herramientas de la web social (o 2.0).
Los profesores siguen ahí, para facilitar la resolución de los problemas más difíciles y complejos. Sin embargo, los estudiantes pueden ayudarse unos a otros, y esta es la meta anhelada de los MOOCs (Massive Online Open Courses / Cursos Abiertos Online y Masivos) como expresión de la educación a distancia del siglo XXI.
¿Qué puede aportar "el otro" al aprendizaje? PUES MUCHO! Me atrevo a decir que (al menos, porque todos los días aprendo algo de mis hijas) en los estudios superiores pueden aportar más los otros (refiriéndome a los otros estudiantes y la comunidad) que el propio profesor. Son incontables los investigadores educativos que reflexionan sobre los nuevos roles de los docentes, puedo mencionar algunos como Manuel Area, Pere Marques, Julio Cabero, Stephen Downes, entre otros muchos que argumentan la importancia de la interacción de los estudiantes como vía para la construcción del conocimiento.

Pedro Boza Viteri dijo...

Estimado Cristóbal:
Sus bien traídas ideas me llenan de satisfacción al ver que no estoy equivocado en mi práctica profesional docente. Cuando escucho a mis estudiantes al referirse a los docentes que ya no explican las clases para que ellos puedan atender y entender como meros receptores, me desespero porque me veo como un animal raro.
Es que la docencia sigue un modelo que ya caducó hace mucho tiempo y que no ha permitido a los estudiantes pensar, decir su propia palabra lo que les dificulta su reflexión, crítica, entre otras cosas.
El trabajo del docente es orientar y guiar el proceso para avanzar progresivamente en el aprendizaje y los estudiantes deben apoyarse mutuamente, sin embargo, nuestra educación "excluyente" apunta hacia el individualismo y no hacia la socialización.

Elba Lila Morales G dijo...


Buenos días gracias por su artículo y su pregunta, yo diría que se puede aportar mucho los docentes como tutores debemos hacer uso de todos los recursos de la web, para comunicarnos con nuestros alumnos incluso he notado en la práctica que los alumnos se interesan mucho por la asignatura cuando puede hacernos preguntas a través del chat o el correo o comentando en nuestro blog. De la misma manera el uso del internet facilita que los alumnos intercambien documentos, comenten tareas o compartan información. Aunque todavía persiste la idea de muchos docentes de que los alumnos de esta manera se copian, considero que con la guía del docente y su creatividad al diseñar estrategias de enseñanza lograremos incrementar el uso de las TIC en beneficio de la Educación.

Cristóbal Suárez Guerrero dijo...

Raidell, Pedro y Elba quiero darles las gracias por leer el post y disculparme por escribir recién... algunas tareas me han tenido ocupado.
Sobre vuestros comentarios quiero añadir, si cabe, la necesidad de replantear el enfoque sobre la noción de enseñanza que tenemos hoy, basada sólo en la relación docente. La red y otras variables son quizás la oportunidad para repensar nuestra tradición escolar sabiendo, eso sí, que la escuela es un nodo de una red más compleja que Internet.
Un saludo
Cristóbal

Rocio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rocio dijo...

Hoy en dia el aprendizaje ha cambiado mucho respecto a como era antes, y por eso internet ha influido de gran manera. Me gusta tener la posibilidad que hoy en dia la escuela se traslade a la casa y por eso esta bueno realizar cursos a distancia en peru